La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Profesores

Escrito por Paco Sánchez
25 de octubre de 2014 a las 9:23h

No recuerdo bien qué dijo la profesora, pero su frase terminaba con algo parecido a «y si no me sale, me pongo a vender pescado». Uno de los casi ciento cincuenta colegas que la escuchaban el pasado martes comentó en voz baja al de al lado: «Pues como se ponga a vender pescado, esta monta otra Pescanova». Estábamos en el encuentro Inspiratics, convocado por las fundaciones Amancio Ortega y Santiago Rey Fernández-Latorre para promover la innovación educativa, y tenía la palabra la ganadora del premio. Explicaba, como los demás finalistas, en qué consistía su proyecto. Había mucha pasión en lo que decía: hacia sus compañeros, hacia sus alumnos, hacia su profesión. Sin embargo, me conmovió más otra cosa: la gigantesca generosidad en tiempo y esfuerzos que suponía aquel proyecto.

Y en eso, en la generosidad, se parecía muchísimo a todos los finalistas y a todos los presentes: profesores que bregan sin medios, pero con imaginación y ganas, driblando los atrancos que les opone el sistema. Gente que se arremanga para no dejar ningún niño atrás, para que todos lleguen adonde pueden a costa del tiempo libre de la profesora o del profesor, de sus horas de sueño.

Fue una sesión larga, interesantísima y, según la encuesta, el cien por ciento de los presentes quiere repetirla. Bien. Pero me gustaría transmitir de algún modo el optimismo renovado que me inspiraron. Caí en la cuenta de que conozco a muchísimos profesores y de que casi todos responden a este perfil luchador. El desinterés y la entrega, por alguna razón quizá vocacional, parecen más frecuentes entre ellos. Un verdadero antídoto contra la inanidad que posibilita y hace grandes a los pequeños Nicolás.

La Voz de Galicia, 25.octubre.2014

Una respuesta a “Profesores”

  1. Xoán dice:

    Escoitei un conto fai pouco nun podcast era así, máis ou menos:
    Este era un profesor que logo duns anos pasou ser inspector de ensino da consellería.

    Como tódolos días foi a visitar colexios, ao primeiro que foi entrou na zona de aulas porque era a súa costume e gustáballe ver as clases cheas de nenos.

    Ao ir paseando polos corredores e escoitou un gallamouto nunha das aulas, asomase á porta e ve á profesora agochada detrás do escritorio e aos rapaces alporizados entra e pregúntalle á boa da señora ¿que era o que pasaba? E contestoulle que non tiña material didáctico axeitado para dar clase e que os rapaces aburríanse, o inspector vío enriba da mesa da mestra unha cortiza colleuna na man e preguntoulle aos rapaces ¿Qué é isto?.
    Os nenos estrañados mirábanse uns aos outros mais empezaron a contestar : unha cortiza, dixo un deles.
    – ¿De ónde saca?
    – Das garrafas, dunha árbore … dixeron.
    – E ¿Ónde se cría esa árbore?
    – Na Estremadura e Portugal, contestaron.
    – ¿ Cal é o porto máis cerca para exportala?
    – Lisboa
    – ¿Qué lingua se fala alí?
    – Portugués.
    – ¿Canta xente ten esa capital?
    – Tres millóns de habitantes .
    – E para vendela na Arxentina ¿por cal porto entraría no país?
    – Por Bos Aires.
    – ¿ Bos Aires, é a capital da nación?
    – Si
    – ¿Con cal moeda nos pagarán?
    – Con Pesos .
    Deste xeito pasou a maña nesa clase, aprendendo xeografía, historia, economía, cando se ia marchar a mestra díxolle que lle ensinara unha boa lección que non esquecería e despedíronse.

    Ao ano seguinte o inspector pasou polo colexio e foi a visitar aquela clase, a súa sorpresa foi volver atopar a mestra agochada e os rapaces alporizados, entra e pregúntalle a mestra ¿ que pasou ? entón contestoulle a boa da mestra, perdín a cortiza.

    [Reply]

Deja tu comentario